El Gobierno sorprendió con la emisión de un bono a 100 años de plazo. Si bien desde el oficialismo se defendió la medida argumentando que la extensión del plazo fue una prueba de la “confianza” que suscitan las políticas oficiales, las dudas sobre la jugada se multiplican.



Source link