Los 500 chicos del jardín y la primaria que asistían al Polo Educativo Padre Mugica no pudieron “estar en las aulas”, tal como se jactó el jefe de Gobierno porteño en la apertura del año legislativo, y se vieron obligados a realizar un acto de “no inicio” de clases para denunciarlo. La secundaria que funcionaba allí, mientras tanto, fue relocalizada en aulas containers a pocos metros de su emplazamiento original.


Source by [author_name]