La compañía, que pertenece en un 74,3 por ciento a la firma estatal uruguaya Ancap, informó su determinación a fines de mayo, cuando acusó la existencia de “una grave situación financiera”. En la industria química los despidos suman más de 500 en lo que va del año.



Source link

Compartir
Artículo anteriorPedófilo y femicida
Artículo siguienteOtro femicidio