Tras un día prófugo, Cristian “Pity” Alvarez se entregó y declaró ante la policía. Luego de una descompensación, lo llevaron a Tribunales, donde no habló.
El juez ordenó que lo confinaran en el pabellón psiquiátrico del penal de Ezeiza.


Source by [author_name]