El gobierno porteño anunció que la demolición de la estructura arrancará el 17 de agosto. Pero en los alrededores quedan aún cien familias. Denuncian que los operadores oficiales los amenazan y que muchos de los que aceptaron la plata ofrecida terminaron cobrando la mitad.


Source by [author_name]