El 15 de octubre de 2005, tras una pelea y un incendio en el Pabellón 16 de la Unidad 28, los agentes cerraron los portones y dejaron morir calcinados a 33 presos de menos de 26 años, de los cuales sólo dos tenían condena.


Source by [author_name]