Entre los ganadores se encuentran el sector financiero, exportadores y empresas energéticas. Del lado de los perdedores quedan las pymes industriales, comercios orientados al mercado interno y los trabajadores.



Source link