Son dos frases que el genio escribió en un par de hojas y las entregó en vez de propina a un mensajero en un hotel de Tokio en 1922. Hasta ahora se desconocía su existencia. Las notas, que pintan un retrato del científico, serán subastadas mañana en Jerusalén.


Source by [author_name]

Compartir
Artículo anteriorUn mural para Johana
Artículo siguienteMuerte en México