A instancias de las grandes empresas de Internet, con una enorme capacidad de lobby sobre todas las delegaciones, la agenda de comercio electrónico en la OMC tiene como eje central la limitación de la potestad de los Estados de fijar normas que regulen la actividad de la industria digital.



Source link