La recalificación de MSCI favorece, principalmente, a las empresas argentinas que cotizan en Wall Street, que de este modo se ilusionan con atraer recursos de los fondos de inversión. Una nueva promesa de “lluvia de dólares”.



Source link