Sólo el 12 por ciento de las familias fue reubicada y convive con altos niveles de contaminación. Mientras tanto, se demoran las obras para la provisión de agua potable porque AySA se niega a operar el servicio. Los vecinos exigen que el Gobierno se haga cargo.


Source by [author_name]