La estación espacial china Tiangong-1 se desintegró al cruzar la atmósfera y los pocos restos que sobrevivieron cayeron en el océano Pacífico. No provocó ningún daño ni se generó una lluvia de meteoritos, como se preveía.


Source by [author_name]