La penalización no disminuye la incidencia de la práctica pero sí aumenta los riesgos de muerte y las consecuencias negativas para la salud, además valida un mercado ilegal que moviliza alrededor de 1000 millones de pesos al año por abortos.


Source by [author_name]

Compartir
Artículo anteriorLicencia para matar
Artículo siguienteUna Cenicienta a salvo