La disparada del dólar le agregará unos tres puntos a la inflación de 2018. Si los gremios no reaccionan, la pérdida de la capacidad de compra de los trabajadores será similar a la de 2016.



Source link