El ajuste fiscal comprometido ante el FMI impactará de lleno en la obra pública. A su vez, el encarecimiento de las propiedades por la suba del tipo de cambio limita el poder de compra de los créditos hipotecarios, lo que ralentizará la actividad privada.



Source link