Las víctimas fueron afectadas por una prescripción irregular de opiáceos que se extendió desde 1989 hasta el año 2000, según demostró ahora una investigación independiente. Nunca hubo sanciones penales. La primera ministra se mostró preocupada por la revelación.


Source by [author_name]