La Justicia consideró probado que los hermanos Rubén y Adolfo Ale eran los jefes de una asociación ilícita dedicada al lavado de activos originados en otra serie de delitos y luego ingresados al mercado formal mediante lavado.


Source by [author_name]