L. había sido despedida tras seis años de trabajo, justo cuando terminó de adecuar su cuerpo a su género autopercibido y realizó el cambio de DNI. La Justicia ordenó que vuelva a su trabajo.


Source by [author_name]