El Gobierno tiene una prolija estrategia de manipulación de las estadísticas, subestimando las negativas, sobreestimando las positivas y alterando metodologías de indicadores y de balances. Lo hace del mismo modo que Bullrich contabilizando más votos que CFK.



Source link