Una prolongada sequía, que produjo graves pérdidas agropecuarias, se suma a las elevadas temperaturas, que superan los 40 grados. En Cerdeña, la térmica llegó a 63 grados en la tarde del jueves.


Source by [author_name]