Pese a la unanimidad del rechazo al aumento, el Ministerio de Energía, fiel a su estilo, convirtió la audiencia pública en un simple trámite burocrático desentendiéndose de las obligaciones de información que le había impuesto la Corte Suprema.



Source link