El programa del Gobierno contempla que la garrafa subsidiada debería venderse a 135 pesos, pero se ofrece hasta a 280. Entidades de consumidores se quejan por la falta de controles y la ausencia de difusión del plan oficial.



Source link