La banca fue la gran ganadora por la devaluación de enero y sigue siendo la actividad más favorecida por las medidas adoptadas desde diciembre de 2015. El sistema de metas de inflación del Central terminó siendo funcional al sector financiero.



Source link