Miles de pequeños productores de alimentos se movilizaron y expusieron las tremendas diferencias de precios entre lo que perciben y lo que paga el consumidor. Denunciaron una política sectorial que “sólo beneficia a los sectores más concentrados”.



Source link