El retroceso obedeció a la decisión de Estados Unidos de elevarle los aranceles al combustible argentino. Las ventas al mercado interno treparon 7,2 por ciento en el mismo período, pero no pudieron evitar que la producción cayera 20,5 por ciento.



Source link