Su hijo fue aplastado por la pared que se cayó en Barracas. Trabaja en el Indec hace 16 años, pero ahora sufre persecución y hostigamiento, asegura. Y lo atribuye a sus denuncias contra Gómez Centurión, en ese momento en la AGC porteña y actual funcionario nacional.


Source by [author_name]

Compartir
Artículo anteriorIncendio  en Córdoba
Artículo siguienteLa última amenaza