El chico fusilado por el policía Chocobar en La Boca tuvo una vida dura y carenciada, pero en el taller dictado por estudiantes del profesorado de Letras encontró la manera de escribir y “mostrarse como un individuo”. La impresión que dejó en sus docentes.


Source by [author_name]

Compartir
Artículo anteriorMuerta por un rayo
Artículo siguienteLos talleres literarios