Las licitaciones del Gobierno para la generación de energía eólica favorecen la importación de tecnología por parte de multinacionales y dejan de lado proyectos como el de Invap.


Source by [author_name]