Es un lugar emblemático de la capital provincial, pero está devastado y con peligro de derrumbes. Hace 14 meses se llamó a licitación para comenzar las obras, pero aún no se puso ni un ladrillo. Los empleados sospechan que el dinero se usa para los festivales en municipios oficialistas.


Source by [author_name]