La compañía francesa busca achicar su posición en el país luego de haber registrado tres años consecutivos de pérdidas. A comienzos de enero había trascendido que quería despedir a 2700 trabajadores y cerrar once establecimientos.



Source link