El Servicio Meteorológico Nacional había emitido un alerta para la zona, pero de todas maneras los vecinos fueron sorprendidos por la violencia del desacostumbrado fenómeno. No hubo víctimas, aunque sí cuantiosos daños.


Source by [author_name]

Compartir
Artículo anteriorOtra esperanza que se frustra
Artículo siguienteSOBRE RUEDAS