Los recortes presupuestarios y la falta de avances en la construcción de las nuevas centrales pusieron a la industria nuclear en crisis. En PIAP, el subsecretario Gadano había prometido en 2016 un plan a 18 años pero ahora los trabajadores temen perder sus empleos.



Source link