La destrucción de empleo, la retracción del salario y la pérdida de poder adquisitivo de jubilaciones y asignaciones afectó especialmente a los sectores de menores ingresos, ampliando la brecha distributiva entre ricos y pobres.



Source link