Un nene de tres años jugando con la hornalla de la cocina desencadenó el peor incendio de los últimos 25 años en la ciudad. Es el que más víctimas ocasionó, con excepción de los provocados por los atentados de septiembre de 2001.


Source by [author_name]

Compartir
Artículo anteriorAtaque homofóbico
Artículo siguienteNi Jesús se salva