Llegó a Buenos Aires a los 19 y se quedó, hechizado por la ciudad. Por azar –y quizá por destino–
tiempo después ingresó como empleado de seguridad en la embajada donde desde hace 27 años tiene un rol clave.


Source by [author_name]