En los 60, al puesto de Norberto Vozza iba siempre Francois Chiappe, un socio de Aníbal Gordon. Compartían la pasión futbolera con cafés y vermuts. Pero recién supo quién era cuando cayó preso. Su relato ahora se convirtió en un cortometraje que acaba de estrenarse.


Source by [author_name]