Luis Rogers había defendido la actividad en los burdeles porque ofrecían “un lugar de esparcimiento y contención”. Ayer fue condenado por haber sido cómplice en la explotación sexual de las mujeres en un local. También recibió la misma pena el comisario de la ciudad.


Source by [author_name]

Compartir
Artículo anteriorExplosión y robo
Artículo siguienteAbuso vía Tinder