El aumento de la presión impositiva sobre el consumo quedó reflejado en las variaciones de ingresos fiscales por el IVA sobre la actividad interna: aumentó 38,2 por ciento, casi 15 puntos en términos reales, mientras el consumo permanece estancado.



Source link