Son directivos y empleados de la Fundación San Camilo, una comunidad terapéutica acusada de usar métodos brutales en los tratamientos. Allí se quitó la vida Saulo Rojas en 2012. Al juicio oral se llegó gracias a la ley de Salud Mental, que ahora el Gobierno busca desactivar.


Source by [author_name]

Compartir
Artículo anteriorSOBRE RUEDAS
Artículo siguienteEn defensa de la ley