El ministro Luis Caputo acordó con cuatro bancos internacionales la emisión del bono de un siglo en condiciones poco transparentes. No se difundió ni publicó oficialmente el prospecto de oferta. Es una deuda carísima para las finanzas nacionales.



Source link