“No vamos a hablar de la violencia de las armas”, dijo el presidente norteamericano, mientras recorría la ciudad donde Stephen Paddock mató a 59 personas e hirió a 527 el domingo.


Source by [author_name]