El adolescente llamó cuarenta veces a distintos centros educativos, siempre con la misma amenaza: “Hay una bomba en la escuela”. Y luego alardeaba del hecho en las redes sociales. Ya hay más de siete adultos imputados en la provincia y casi 100 estudiantes identificados.


Source by [author_name]

Compartir
Artículo anteriorNieve en primavera
Artículo siguienteJuntas y en Resistencia