Con las alas abiertas, alcanzaba hasta tres metros de envergadura y tenía garras más fuertes que las del cóndor actual, por lo que los investigadores creen que, además, podía cazar a sus presas. “Es un hallazgo único para Argentina”, dijeron.


Source by [author_name]