Charlie Gard es un bebé británico de 10 meses, que desarrolló una enfermedad que lo lleva a la muerte. La Justicia dio la orden de desconectarlo y los padres piden más tiempo. Intervino el Papa.


Source by [author_name]