El 25 de junio de 2011 Cristina Kirchner terminó con la incertidumbre que había estado aumentando semana a semana en torno a quién iba a ser el compañero de fórmula de la entonces Presidente en las elecciones de octubre de ese año que terminarían consagrando a la dupla del Frente para la Victoria.

En la conferencia de prensa en la Quinta de Olivos que confirmó que el entonces ministro de Economía Amado Boudou sería su candidato a vicepresidente, Cristina Kirchner contó una anécdota que ocurrió unos días antes del anuncio oficial.

La ahora ex mandataria relató que unos días antes de esa rueda de prensa, tras un acto en el Instituto Leloir, en el Parque Centenario, se resbaló y se golpeó la cabeza y el accidente resultó en un raspón en el cuero cabelludo.

Eso derivó en que la entonces Presidente fuera trasladada al sanatorio Otamendi, donde entre otros tratamientos, recibió una inyección:Pasó algo muy gracioso, cuando me estaban poniendo una inyección, la enfermera Sandra, no sé si me estará escuchando, me dice ‘¿ya sabe quién va a ser el vicepresidente?’. Yo con la cola así (hace un gesto), estaban por ponerme la inyección, y me dice… porque así fue, así fue. ‘Sí, ya lo sé’. ‘Está bien, no me lo diga, pero… está segura, ¿no?’, me dijo. Y le dije: ‘Sí, estoy segura’. Mi abuelo siempre decía ‘A seguro se lo llevaron preso’“.

NA

NA

“Además de confiar en las calidades personales de Amado, sobre todo lo he valorado porque lo importante no es haber pensado siempre y tener la misma orientación toda la vida, lo importante es saber cambiar cuando el mundo cambia”, resaltó ese día la Presidente, en referencia al pasado del ministro en la Ucedé.

“Necesito alguien a mi lado que no le tenga miedo a las corporaciones, a los preconceptos, a lo desconocido, porque el mundo va a seguir cambiando”, concluyó Cristina Kirchner.

Seguí leyendo:

Caso Ciccone: Amado Boudou fue condenado a 5 años y 10 meses de prisión y quedó detenido

Boudou volvió a la cárcel de Ezeiza: qué decía sobre la convivencia con los presos y las cucarachas, las pesas “tumberas” y su plan de lectura



Source link