A la campaña para el Mundial 2014, que insuflaba ánimo, ahora la reemplazan campañas grises, bajas de ánimo y escasa convocatoria a la fuerza. El cambio de relaciones entre el fútbol y la identidad nacional.


Source by [author_name]