La apuesta a las divisas acumuladas busca evitar que una devaluación presione aún más sobre la inflación. La costosa estrategia tampoco está libre de riesgos y podría profundizar los desequilibrios.



Source link