El entonces ministro de Defensa Agustín Rossi dejó a la firma un ambicioso contrato con la empresa Invap para potenciar naves de la Marina, incluido el submarino ARA San Juan. Pero el gobierno de Macri nunca lo concretó. El proyecto buscaba un desarrollo tecnológico autónomo.


Source by [author_name]