Es el niño británico que tiene una enfermedad genética terminal. La Justicia británica y europea habían avalado que fuera desconectado del respirador. Sus padres quisieron evitarlo. Pero ayer dieron por terminado el conflicto legal. Dijeron que ya era tarde para salvarlo.


Source by [author_name]