El último fin de semana policías hicieron bajar al jugador ecuatoriano del taxi en el que viajaba, le apuntaron con el arma en la cabeza y lo trataron de ladrón. También vivió un episodio de discriminación en una concesionaria, donde no le dieron el precio de un auto porque asumieron que no tenía cómo pagarlo.


Source by [author_name]